Tanto como cuando sucede una muerte súbita como en la muerte por enfermedad, o cuando ya se sabe, hay dolor, la pérdida siempre causará dolor. Sin embargo, aunque el dolor no es mayor en la muerte repentina, la capacidad para sobrellevarla disminuye. Los dolientes  quedan conmocionados y aturdidos ...